Luis Miguel Mata Pérez. El valor histórico del vehículo

Luis Miguel Mata Pérez. El valor histórico del vehículo

Luis Miguel Mata Pérez es el Director Gerente del Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, de la Fundación Gómez Planche. Este salmantino de 57 años siempre ha estado vinculado al mundo de la Gestión Cultural en Salamanca. Desde hace siete años dirige este Museo, inaugurado en 2002, tras una propuesta municipal que le pone delante de la colección que la familia Gómez Planche cede al consistorio a través de su fundación, con la condición de su cuidado y de la construcción de un museo. Más de 70.000 visitantes disfrutan anualmente de una colección con más de 150 vehículos históricos, que recoge los vehículos con mayor valor histórico de nuestro país. El museo es muy estricto con su  política de exposición, acoge exclusivamente vehículos que no tengan ya en propiedad y que sean verdaderamente piezas representativas de una época, un momento histórico o un avance tecnológico. Más del doble, de esos 150 vehículos expuestos, permanecen custodiados en las instalaciones del museo a la espera de poder pasar a formar parte de la colección oficial.

AluisHispano

A la colección de Gómez Planche se le suma la Colección de Vehículos del Estado, de la Dirección General de Tráfico, con lo que el Museo adquiere un carácter nacional, con vehículos muy valiosos desde el punto de vista histórico, como puede ser el coche oficial de Francisco Franco o el de Carrero Blanco. También entre ellos el primer vehículo declarado Patrimonio Histórico Artístico, un Hispano Suiza 30/40, llegado desde Granada y decenas de vehículos más.

Una colección con más de 150 vehículos 

A partir de este momento el Museo se nutre de donaciones por parte de propietarios particulares, que conocedores del bagaje del Museo y del trabajo de sus  profesionales que miman y cuidan el legado automovilístico, entregan sus vehículos para disfrute de los visitantes del Museo.

Luis Miguel nos cuenta que “al Museo llegan familias de visita a la ciudad, turistas ávidos de nuevas experiencias y también profesionales del sector o simples amantes del mundo del motor que se acercan desde cualquier punto de Europa, sabedores de la exquisita colección que alberga el Museo y desean conocerla”.

El Museo no sólo trabaja de puertas para dentro. El Museo se entiende como un ente vivo, con actividades muy diversas, siempre encaminadas a dinamizar la exposición, hace partícipe a sus visitantes de sus propuestas y también con un marcado carácter solidario y divulgativo. Desde un Rally por la frontera con Portugal a actividades escolares en las que los alumnos se benefician de las instalaciones del museo para descubrir, a través de los vehículos históricos, momentos de nuestra historia y cultura. También las actividades encaminadas a la acción social, como la recogida de aceite en la Operación Litro para el Banco de Alimentos o la recogida de fondos para la atención a personas en riesgo de exclusión, las exposiciones temáticas y multitud de acciones, actividades y propuestas que anualmente llenan el calendario del Museo.

Un Morgan solidario 

A Luis Miguel le brillan las luces de su salpicadero emocional cuando habla de la trayectoria del Museo, de las personas vinculadas a la colección y de su especial relación con un socio del Club Morgan, que le dio una de las mayores alegrías en su trayectoria como Director de la Institución – “una persona de Salamanca se acercó al Museo con la intención, como muchos otros, de ceder su vehículo. Pensé que se trataba del enésimo propietario de un vehículo popular que pretendía donar su coche al Museo, cual fue mi sorpresa cuando descubrí que existía una condición previa para la cesión y que esta consistía en el uso exclusivo del vehículo como un aliciente para los niños afectados por el cáncer que necesitasen ser trasladados entre su domicilio y los centros hospitalarios” – Entonces el vehículo resultó ser un espectacular Morgan 4/4 2 Seater propiedad de Antonio Luis Sánchez Calzada, que pretendía cederlo desinteresadamente al Museo en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer.

Luis Miguel ya conocía los Morgan y poder acoger uno de ellos en la tercera planta del Museo y además de la mano de un salmantino tan solidario fue todo un orgullo. Lo considera una verdadera joya automovilística… un juguete, en la mejor acepción de la palabra, maravilloso.

Aluis005

Los años al frente del Museo han dado para decenas de anécdotas de todo tipo, pero recuerda con especial cariño la llamada del secretario personal de Camilo José Cela, que tras su muerte quiso ceder su Jaguar al Museo. Los coches no tiene sólo una vida mecánica, comparten momentos, emociones y multitud de situaciones de gran valor histórico entre sus cuatro ruedas.

Pero el Museo no mira solo al pasado, su mirada también se enfoca al presente y al futuro; movilidad eléctrica, coches solares… el Museo debe estar ahí, acompañando y contando el papel de los vehículos en nuestra historia y en la evolución de nuestra sociedad.

Luis Miguel y el Museo nos lanza un guante, nos invita a visitar sus instalaciones, en cuanto la situación sanitaria lo permita, para acompañar con nuestros Morgan al 4/4 de Antonio Luis, que aguarda en silencio en la tercera planta, siempre dispuesto para su próximo servicio solidario. ¡Recogemos el guante Luis Miguel!